ADVIENTO Y AMOR

ADVIENTO Y AMOR En estos últimos días antes de Navidad, nuestro mundo parece encogerse. Nos convertimos en parte de un anhelo universal de paz, de bondad, de amor. El mundo ve cada desastre natural a través de corazones de compasión. Cada incendio, accidente automovilístico o paciente de cáncer que agoniza, se siente a través de corazones de amor. Todos nosotros anhelamos la firma de acuerdos de paz y la entrega de armas por parte de los partes en conflicto.

El mal, la enfermedad y la apatía humana no desaparecen durante estos días. Pero nuestra humanidad común nos une en el “abrazo cósmico” de Dios. Somos un cuerpo, al menos por unos días. Sentimos el dolor de los demás y tenemos en común la injusticia y el desprecio. Lloramos unos por otros, abrazamos con amor tanto a un amigo como a un extraño. Vemos lo bueno en los demás, dejamos de lado nuestros juicios precipitados y nuestras lenguas afiladas. Dios baña nuestro mundo con amor, y respondemos en amor con sanación y compasión.

Dios, hoy puedo amar lo bueno que veo, animar la excelencia que encuentro y fortalecer el bienestar que necesita nutrirse. Porque nos mantienen unidos en un cálido y cósmico abrazo. Amén.

-Beth A. Richardson, El corazón despejado.

Translation by Magda Velander

Lectura relacionada: “Cuando necesitas aliento,” Espacios de calma – momentos de oración para mujeres, p. 36.

Advent Love

In these last few days before Christmas, our world seems to shrink. We become part of a universal yearning for peace, for goodness, for love. The world views each natural disaster through hearts of compassion. Each house fire or car accident or cancer patient slipping away is felt through hearts of love. All of us yearn for the signing of peace agreements and the laying down of weapons by warring sides.

Evil, sickness, and human apathy don’t disappear during these days. But our common humanity binds us together in God’s “cosmic embrace.” We are one body, at least for a few days. We feel one another’s pain and bear together injustice and scorn. We cry tears for one another, embracing with love both friend and stranger. We see the good in others, setting aside our quick judgments and sharp tongues. God bathes our world with love, and we respond in love with healing and compassion.

God, today may I love the good I see, encourage the excellence I encounter, and strengthen the wellness in need of nurture. For you hold us all together in a warm, cosmic embrace. Amen.

-Beth A. Richardson, The Uncluttered Heart

Espacios-de-Calma

Haga clic en la imagen para comprar el libro.