ALIENTO DE VIDA

Se puede desarrollar una práctica regular que le conduzca a realizar una respiración conciente. Cuando nos detenemos para tomar conciencia del ritmo de nuestra respiración (inhalar y exhalar), calmar el cuerpo y aquietar la mente, honramos las bondades que esto nos brinda. También mostramos gratitud a nuestro Dios Creador, que honra nuestro espíritu. Aquí les presentamos algunos beneficios de respirar conscientemente:

  • Respirar es un regalo de Dios. Respire su gratitud a través de la siguiente oración de aliento. Practíquela dos veces al día para recibir más alegría y calma. Al inhalar, diga: Dios es bueno. Al exhalar, diga: Gracias, Dios.
  • Cuanto más profundo respire, más oxígeno envía a su cerebro, lo que genera un incremento de energía y aumenta la atención.
  • Ejercitar sus pulmones con respiraciones profundas (asegúrese de inhalar y exhalar profundamente), libera toxinas y masajea los pulmones y el diafragma.
  • Centrarse en su respiración le ayudará a ser consciente de sus sentimientos. Cuando se detiene, respira y se relaja, se prepara mejor para preguntarse: “¿Qué está pasando realmente? ¿ Qué es esta opresión que siento en mi estómago?” Hacer una pausa para escuchar su respiración le permite escuchar su cuerpo y responder con perspicacia en lugar de impulsividad. * Haga una pausa ahora. Respire lentamente. Inhale: eleve el estómago. Exhale: deje descender el estómago. Ahora configure una alarma que le avise dos veces al día para detenerse, respirar y relajarse. Disfrute de la forma como mejora la tranquilidad, la energía y el bienestar. Deténgase y preste atención a su respiración entre 5 a 10 minutos cada día.
  • Durante la respiración profunda, el vientre se parece al de un bebé durmiente; el abdomen se eleva en la inhalación y vuelve a bajar en la exhalación. Permita que sus hombros se relajen. Sienta cómo al respirar más profundamente se relaja y libera el estrés.

Translation by Magda Velander

Lectura relacionada: “Cuando te sientes cansado y desgastado,” Espacios de calma – momentos de oración para mujeres, pp. 19-21.

Breath of Life

Begin to develop a regular practice of bringing your awareness to your breath. When we stop to notice the pattern of our breath (inhale/exhale), we calm the body and slow the mind. We honor the ways they serve us. We also show gratitude to our Creator God, which honors our spirit. Here are some benefits of mindful breathing.

  • Breathing is a gift from God. Breathe your gratitude through this breath prayer. Practice it twice a day for more joy and calm. Breathing in, say: God is good. Breathing out, say: Thank you, God.
  • The deeper you breathe, the more oxygen you send to your brain, resulting in increased energy and greater alertness.
  • Exercising your lungs with deep breathing (be sure to inhale and exhale deeply) releases toxins and massages your lungs and diaphragm.
  • Focusing on your breath will help you be aware of your feelings. When you stop, breathe, and relax you are better able to ask yourself, “What is really going on? What is the tightness in my stomach about?” Stopping to breathe gives you time to listen to your body and respond with insight rather than impulsivity.
  • Stop now. Breathe slowly. Inhale—stomach rises. Exhale—stomach falls. Now set the alarm on your phone to alert you twice a day to stop/breathe/relax. Enjoy the improved calmness, energy, and well-being.

Stop and pay attention to your breathing for just 5 to 10 minutes each day. During deep breathing, the belly looks like that of a sleeping baby; the abdomen goes out on the inhale and goes back down on the exhale. Allow your shoulders to relax. Feel yourself  breathing more deeply, relaxing, and releasing stress.

Hilda R. Davis, “Let Every Breath Count,” This Joy I Have blog.

Espacios-de-Calma

Haga clic en la imagen para comprar el libro.