LA BASE PARA NUESTRA RELACIÓN CON DIOS Y CON LOS DEMÁS.

El fruto del silencio es la oración.
El fruto de la oración es la fe.
El fruto de la fe es el amor.
El fruto del amor es el servicio.
El fruto del servicio es la paz”. -Madre Teresa-

La Madre Teresa creía que el silencio es el primer paso hacia nuestra unión con Dios. Ella decía: “Olvidamos que en el silencio del corazón Dios nos habla y que nosotros hablamos desde la plenitud del corazón. Solamente cuando hemos escuchado a Dios en el silencio de nuestros corazones, solamente cuando hemos aprendido a escuchar a Dios en el silencio de nuestros corazones, solamente entonces podemos decir: Yo hago oración”. La Madre Teresa entendió que pasar tiempo en silencio para estar en comunión con Dios es muchas veces un sacrificio. No es fácil lograrlo con todas las demandas de nuestro tiempo y con tantas distracciones a nuestro alrededor. Ella no solamente nos invita a hacer este sacrificio, también nos anima invitándonos a “brindar a los demás una atmósfera de paz y calma, que facilitará la oración, el trabajo, el estudio y el descanso.” ¿Que podrías hacer hoy para encontrar algún momento de calma con Dios? ¿Cómo puedes implementar una atmósfera de paz y quietud en el mundo que te rodea?

Traslation by Magda Velander

THE BEDROCK OF OUR RELATIONSHIP WITH GOD AND EACH OTHER

The fruit of silence is prayer.
The fruit of prayer is faith.
The fruit of faith is love.
The fruit of love is service.
The fruit of service is peace. –Mother Teresa

Mother Teresa believed that silence is the first step toward union with God. She said, “We forget that in the silence of the heart God speaks, and from the fullness of the heart we speak. Only when we have heard [God] in the silence of our hearts, only when we have learned to listen to God in the silence of our hearts, only then can we say: I pray.” Mother Teresa understood that making time for silent communion with God is often a sacrifice. It isn’t easy to do with all of the demands on our time and the many distractions around us. Not only does she call us to make this sacrifice, but she also encourages calls us to “provide each other an atmosphere of peace and quiet which will facilitate prayer, work, study, and rest.” What one thing can you take today to find some quiet time with God? How can you encourage an atmosphere of peace and quiet in your world?

Related Reading:
Thirsting for God